jueves, 3 de diciembre de 2015

El próximo funeral será el tuyo




En el pueblo de Cárcar, desde hace muchos años, las campanas de la iglesia tocan muy a menudo a muerto, y, cuando es una mujer, los ancianos que allí viven temen que sea una joven que haya vuelto a suicidarse, aunque quizás sean asesinatos en vez de suicidios.

Estela Chocarro debuta en el mundo de la narrativa con la novela El próximo funeral será el tuyo, escrito que presentó hace años al Premio Fernando Lara con el título de Réquiem por el ángel caído y el seudónimo de Stella Maris, quedando entre las diez finalistas entre 198 obras presentadas inéditas en lengua castellana, aunque no llegó a ganarlo. Afortunadamente, no se quedó en el cajón y fue publicada por Maeva bajo este nuevo título.
¿Qué pasa cuando se escarba en las heridas del pasado? Rebeca Turumbay, una chica joven de Barcelona, profesora y experta en la obra de Salvador Dalí que trabaja en el Teatro-Museo del artista en Figueres, viaja a Cárcar en Navarra para conocer sus raíces y descubre que su abuelo paterno, Ángel, fue acusado del asesinato de Celia Urbiola, una adolescente, en 1945. Rebeca llega al pueblo de sus antepasados desde la gran ciudad y tiene ciertos prejuicios hacia los habitantes del pueblo navarro, que también recelan de ella, pero estos le irán poco a poco ayudándole y apoyándole en sus pesquisas para esclarecer lo sucedido hace ya tantos años. Así Rebeca se rodea de Víctor, un periodista de un diario local, y de un grupo de ancianos que viven en la residencia geriátrica de la localidad y está formado por Daniel González, "el Gallardo", Patricio, "el Gitano", Marcelo Ágreda y Anastasia Chelezquer que le prestarán su apoyo desde dicha residencia en la que pasan sus últimos años de vida.
Rebeca pondrá su vida en serio peligro para averiguar la verdad de los hechos ocurridos en el que parece ser que de una manera u otra muchos de los habitantes del pueblo estuvieron implicados.
Estela Chocarro nos regala una historia perfectamente ambientada en ese pueblo de la comarca de la Ribera del Alto Ebro, a 65 kilómetros de Pamplona y perteneciente a la Merindad de Estella, en las faldas de un monte y surcado por el río Ega, por el que subiremos y bajaremos con los personajes continuamente por la calle Monte, veremos su Mini Cooper descapotable rojo con una franja blanca aparcado en su Plaza Mayor, visitaremos su iglesia y oiremos sus campanas en el tórrido mes de julio de 2010.
También nos deleitaremos con sus personajes, alma máter de la historia, todos perfectamente descritos y dibujados por la autora: Rebeca, joven profesional, urbana, moderna e independiente que según  iba leyendo me iba recordando cada vez más al Cary Grant de Con la muerte en los talones. El Gallardo, un anciano irónico y arisco de aspecto impecable que en su juventud pintaba y que con su tío Ángel Turumbay, de aproximadamente su misma edad y abuelo de Rebeca, hacía negocios con sus reproducciones perfectas de Dalí. El amigo de el Gallardo, Patricio "el Gitano", un hombre imperturbable y carente del sentido del humor, pero con un gran sentido del honor, que llegó un día a Cárcar como vendedor ambulante y se quedó a vivir allí. Marcelo Ágreda, que empieza a sufrir una demencia senil pero que tiene ratos de lucidez geniales y sorprendentes y que siempre está cantando jotas o recitando refranes del pueblo. Anastasia Chelezquer, mujer de gran carácter pero que nos muestra una gran sensibilidad, viuda y enamorada, pese a sus ochenta años, de Daniel, "el Gallardo".
Estela Chocarro quiere hacer un homenaje con El próximo funeral será el tuyo al pueblo donde vivió hasta los 18 años y a esas historias que escuchaba embelesada sobre esas anécdotas y narraciones locales que le contaba su padre y que le despertaron la curiosidad para explorar los parajes de Cárcar, sobre todo los que aparecen en la novela, como la cuesta de la Peña Caída, la cueva, el río, el cementerio y la iglesia, y se basa para escribir El próximo funeral será el tuyo en un crimen que acaeció de verdad en Cárcar en 1924 donde fue asesinada una joven por un hombre que fue condenado a ir a la cárcel y que, al salir de ella, nunca más volvió al pueblo. Estela Chocarro traslada el asesinato a 1945 porque necesita que en 2010 haya personajes que estén vivos para que puedan dar cuenta de lo que pasó.
Estela Chocarro hace volar su imaginación, y la nuestra, en El próximo funeral será el tuyo y escribe una historia muy atrayente y divertida, visual y que te anima a ir, junto a Rebeca, descubriendo los enigmas que plantea, con una escritura clara y sencilla y un lenguaje perfecto para recrear ese ambiente de un pueblo pequeño donde todos se conocen o, incluso, son familia y donde, nada más llegar un forastero, le cosen a preguntas. Un lugar así que es caldo de cultivo para que sucesos, secretos y dramas se enquisten a lo largo de los años y que, aunque nadie hable del tema y simule no saber nada, nadie ha olvidado lo ocurrido.
El próximo funeral será el tuyo es una buena narración que te hace pasar unas horas de diversión y entretenimiento con lo que hay que agradecer, y mucho, a Estela Chocarro el que haya escrito este libro que, para mi y por haber estado ya escrito bastante años antes que una famosísima trilogía situada en esas tierras, voy a proclamarla precursora de una prometedora novela negra navarra.